¿Es difícil su relación con el dinero?

relación con el dinero

¿Cuál es su relación con el dinero?

Tal vez le parezca un poco extraño mi enfoque acerca de la relación con el dinero pero me he dado cuenta de que las personas con mayor dificultad en la gestión de sus finanzas son las que tienen una relación distante con el dinero.

No quieren escuchar ni hablar de sus finanzas, de sus cuentas bancarias, de sus cuentas a pagar, de su jubilación… ¡de nada!

Y, mucho menos, de sus tarjetas de crédito

En cambio, aquellos que tienen una relación amical con el dinero tienen una vida más armoniosa con su pareja.

Parece que saben anticipar tanto los buenos tiempos como los malos. Digamos que siempre tienen dinero por si acaso. Sin embargo, no siempre son los más afortunados, ¡eso se lo aseguro!

Las personas que rechazan la noción del dinero actúan como si el dinero no fuera parte de sus vidas.

El dinero está directamente relacionado al trabajo, a la familia, a los pasatiempos, a la vida amorosa, etc.

Claramente, hay una relación entre el dinero y todos los otros aspectos de nuestra vida.

Una de las cosas que he aprendido, luego de algunos periodos financieros difíciles, es que el dinero debe ser tratado con gran respeto, ¡como si se tratara de nuestro mejor amigo!

Este enfoque acerca de la relación con el dinero es sorprendente, ¿no?

Pero si lo pensamos bien, es una relación muy parecida, porque así como con su mejor amigo, el dinero y usted son muy cercanos.

Ambos están juntos constante y estrechamente, tanto en los buenos como en los no tan buenos momentos.

 

¡Respete a su dinero y el dinero lo respetará!

relación con el dineroSu amigo lo respeta mientras usted también lo respete a él.

Lo mismo sucede con el dinero.

Su respeto por el valor y la importancia del dinero debe ser tan grande como su miedo de perderlo.

Si le pide ayuda muy seguido, estará en deuda con él, y tendrá que devolver el favor.

Y, al igual que un buen amigo, el dinero siempre estará ahí para devolverle el favor cuando necesite ayuda.

Algunos pensarán que mi comparación es inconsistente, pero el dinero, al igual que un amigo, es algo que se domestica.

Parafraseando El principito de Saint-Exupéry, diría «Buenos días, dinero, ¿puedo domesticarte?»

Inténtelo…

Marc Blais

Su coach financiero

credito foto: 123RF