El oro, la moneda más antigua

oro, la más antigua de las monedas

El oro es la moneda más antigua. Debido a que aparentemente perdió su valor en dólares, dejó de ser reconocido y considerado con justicia durante los últimos cinco años.

Sin embargo, su naturaleza y su larga historia prueban que el oro –también conocido como monnaie ultime (moneda última) en francés– merece con justa razón el título de «decana de las monedas».

La naturaleza del oro

Si quisiera hacer una analogía con la teoría de la evolución de las especies de Darwin, diría que el oro es el rey de todas las monedas y, también, el único sobreviviente de su especie.

El oro posee las características de una moneda universal. Es raro pero, al mismo tiempo, hay suficiente cantidad disponible de él en el mundo. Además, el oro es indivisible, maleable, inerte, uniforme y duradero

¡El oro es único en su especie!

Según Darwin, «las especies vivas (N. de la R: así como las monedas) no son categorías fijas, sino se diversifican con el tiempo e, incluso, desaparecen».

Oro, la moneda más antigua

La historia siempre se repite, y podemos darnos cuenta de que la dominación mundial de una moneda nunca es eterna y que este ciclo es continuo tal como lo muestra el gráfico anterior.

Desde hace miles de años, la gente ha estabilizado y protegido su situación financiera gracias al oro.

¡Cuando la confianza desaparece, el oro regresa!

Durante las grandes crisis financieras, revoluciones, guerras civiles o cualquier tipo de guerra, el oro resurge y cumple el rol de proteger y asegurar el patrimonio.

Cada vez que la confianza desaparece, como sucedió durante la crisis de 2008-2009, el oro hace un notable regreso al sistema financiero, luego de haber sido ignorado.

¡Eso es lo que me hace decir que el oro es único en su especie!

¡La historia del oro como moneda comenzó hace 6000 años!

Oro, la moneda más antigua

Por Classical Numismatic Group, Inc.

En su libro The power of gold, Peter L. Bernstein investiga la historia del uso del oro y de la plata como monedas. 4000 años a. C., los egipcios fundían oro y plata para hacer barras acuñadas por encargo del faraón Menes.

Un hecho interesante: la plata tenía un valor del 5 % al 8 % del que tenía el oro; en otras palabras, la plata era de 12 a 20 menor que el oro. No se encontraba tan lejos del famoso ratio histórico plata/oro de 16, que algunos de los mejores inversionistas de metales preciosos en el mundo –como Éric Sportt– creen que volverá pronto. Les hablaré acerca de eso en otro artículo.

Recientemente, hemos encontrado monedas que datan de seis a ocho siglos antes de Cristo y que provienen del reino de Lidia de la época de la Antigüedad.

Se trataba de monedas de electro –una aleación natural de oro y plata– que contenían entre 50 a 60 % de oro. Las piezas de moneda más pesadas, los estateros (que significan «balanza» o «patrón de valor»), pesaban aproximadamente 10,90 g; las fracciones de estateros tenían diversos pesos y valores, principalmente, los tercios de estatero o trités que a veces estaban llenos de marcas. El oro salía del templo y del palacio para el uso de cualquier persona.

El pasado y el futuro del oro, la moneda más antigua

Evidentemente, hay diversas opiniones sobre la naturaleza del oro y sobre si aún tiene lugar en el patrimonio familiar o en el portafolio diversificado de los fondos de pensión. Algunos dicen que el oro solo es un metal como cualquier otro; por consecuencia, solo se debería considerar la oferta y la demanda para fijar su valor. Otras personas creen que el oro tiene un valor sentimental y simbólico inestimable que ha pasado por muchas pruebas como moneda y valor refugio durante miles de años.

En América, frecuentemente consideramos la posesión de metales preciosos como una carga debido a los costos de almacenamiento y al estancamiento temporal de los precios de los metales.

Sin embargo, en Europa, el portafolio de inversiones contiene frecuentemente un porcentaje en oro físico (5 %, por ejemplo). Al menos ese es el pensamiento de algunos gestores de la generación de los baby boomers.

Aunque muchos analistas financieros hablen con frecuencia del oro físico como si se tratara de una reliquia bárbara, no deja de ser cierto que el oro es la única moneda que ha sobrevivido a todas las crisis financieras importantes de la historia.

Además, su rendimiento de los últimos quince años es bastante positivo si lo comparamos con el mercado bursátil americano (sin incluir a los dividendos) desde el año 2000.

Oro, la moneda más antigua

Precio del oro en USD 2000-2016 (Alza de 400 % en 15 años)

 

Oro, la moneda más antigua

Dow Jones 2000-2016 (Alza de 56 % en 15 años)

Entonces, la pregunta de hoy no es sobre invertir en el oro ahora o más tarde, sino más bien cuánto oro se debe comprar y cómo invertir en la moneda más antigua, que es un valor refugio de primera calidad.

¿Cuánto oro se debe comprar?

Oro, la moneda más antigua

La cantidad depende del patrimonio de cada uno y será un porcentaje de sus otros activos. Algunos se sentirán más cómodos al tener 5 % de su patrimonio invertido en lingotes de oro físico; sin embargo, otras personas –como Pierre Lassonde (Fundador de Franco-Nevada y expresidente de Newmont Mining)– poseerán mucho más oro físico.

Lassonde tiene aproximadamente 50 % de su patrimonio repartido en oro físico, en acciones de empresas mineras productoras, en acciones de empresas de regalías mineras y en acciones de empresas mineras en etapa de exploración y de desarrollo.

¿Cómo invertir en el oro?

Oro, la moneda más antigua

El inversionista tiene varias opciones según:

  • su nivel de conocimiento
  • el tiempo que está dispuesto a invertir
  • su nivel de volatilidad
  • el nivel de riesgo que acepta para una posible pérdida de su capital

Todas esas características son diferentes en cada persona, por ello, no existe una sola receta y cada inversionista debe reflexionar con honestidad sobre esos puntos.

La primera etapa consiste en comprender mejor el sector de minas y metales. De esa forma, sabrá qué tipo de inversionista es y si debería invertir en:

  • Lingotes de oro en físico almacenados y protegidos en un depósito.
  • Monedas raras o recientes.
  • Las empresas de regalías mineras.
  • Empresas productoras.
  • Empresas exploradoras.
  • Fondos de inversión.
  • ETF respaldadas con lingotes de oro físico.
  • ETF de contratos de oro no respaldados por lingotes de oro físico.
  • Contratos de futuros de oro y sus opciones.

¿Le gustó este artículo? ¡Compártalo con un amigo o algún colega!

Y si tiene comentarios o preguntas, puede escribirlos aquí.

Marc

Crédito por fotos: 123RF y Fotolia

Soy un contador canadiense, conferencista internacional y autor del libro “Consejos para el progreso de su familia y el crecimiento de su patrimonio”. Mi misión es ayudar a los padres para que gestionen mejor sus finanzas personales para el progreso de su familia. Aprenderá a ahorrar dinero, como y donde invertir dinero en tiempo de crisis y todo sobre sus finanzas personales y la educación financiera.