Lea “¿Qué es lo que nos hace verdaderamente felices?”

hace verdaderamente felices

“¿Qué es lo que nos hace verdaderamente felices?”

Es el título del libro de Sonja Lyubomirsky (llamémosla solo Sonja), una psicóloga estadounidense de origen ruso que estudió durante 20 años lo que realmente hace felices a las personas.

¡Sí! ¡Durante 20 años!

¡La prueba de que la felicidad no es un estado fácil de comprender!

 

¿Qué es lo que nos hace verdaderamente felices?

En su libro «La ciencia de la felicidad», Sonja nos hace notar que:

  • El dinero que gastamos en una experiencia (como una salida o un viaje) nos hace más felices durante más tiempo que cuando compramos bienes materiales (como una lavadora o secadora).
  • Decir «seré feliz cuando…» ¡no trae nada bueno! Por ejemplo, «seré feliz cuando haya pagado mi hipoteca» no funciona. (Nota del autor: ¡yo sé, lo he probado!)
  • Ser agradecido, es decir, tener gratitud por lo bueno que nos pasa (sin pensar en las cosas no tan buenas que nos pasan) es una de la mejores maneras de vivir feliz.

 

La autora cuestiona mucho las ideas almacenadas en nosotros «… para ayudarnos a tener una mejor perspectiva de nuestras vidas y nuestras ambiciones, que frecuentemente nos decepcionan».

De hecho, Sonja Lyubomirsky nos hace reflexionar –con estudios de prueba– sobre nuestras creencias, frecuentemente equivocadas con relación al dinero, a la felicidad, a la vida de pareja y a nuestro trabajo.

 

¿Es posible ser más feliz de lo que ya es?

¡Practiquemos «la alegricidad» todos los días!

No busque esta palabra en el diccionario, ¡no se encuentra ahí!

Pero sí existe, porque mi hija la inventó cuando tenía aproximadamente 10 años.

Para ella, la alegricidad era un estado del espíritu que había descubierto. Una especie de felicidad constante. Como una sonrisa estampada sobre el rostro, pero que sentimos en el interior permanentemente. La felicidad puede ser pasajera mientras que la alegricidad no.

Para llegar a este estado, se debe pasar por la gratitud, un concepto que parece simple y que, en realidad, es simple.

Prefiero la palabra «agradecer» que es una forma de gratitud.

Para mí, tener gratitud significa apreciar la suerte que tengo en la vida todos los días. La suerte de poder caminar sin dolor, de respirar libremente, de oler deliciosos aromas, de saborear un buen café, de estar rodeado de buenas personas, …

 

Practicar la gratitud nos hace verdaderamente felices…

Hoy les invito a invertir en lo que es más preciado. Les invito a abrirse a una idea que podría cambiar su vida para bien, si decide aplicarla.

NB: Piense en las personas que conoce mientras lee lo siguiente:

¿Hay alguna relación entre aquellos que son y parecen ser felices, y el hecho que se quejen raramente? Piense en alguna persona en particular de su entorno.

¿Esta persona parece estar «bendecida»? Como si todo lo bueno le pasara más seguido que a otros. Es cierto, o ¿no?

Y calificamos a esta persona de «afortunada».

Cuando se trata de una promoción, justamente esa persona lo obtiene.

Cuando ella está buscando un nuevo carro, hay un descuento esperándola…

También hay aquella persona a la que todo le va mal. Y se queja todo el tiempo. Y tiene razón. Lo que dice es verdad. Su vida realmente es «desafortunada».

La primera sonríe casi todo el tiempo así haga frío o esté enferma.

La segunda siempre tiene frío y siempre está un poco mal.

 

Algunos trucos que nos hace verdaderamente felices

Rodéese de gente positiva, de aquellos que tengan más éxito que usted en las áreas que usted desea mejorar.

El mismo hecho de frecuentarlos –así nunca les pregunte la razón de su éxito– le ayudará.

Al reflexionar me doy cuenta que nada de lo que precede es costoso.

Y usted, ¿qué es lo que agradece en la vida?

¿Lo expresa?

Ha sido comprobado en numerosos estudios que el hecho de expresar gratitud, de reconocer la suerte de vivir cualquier cosa agradable, es una manera de continuar atrayendo a sí mayor felicidad.

Algunos autores han llamado este fenómeno la ley de la atracción o la ley de la sincronización.

Lo importante es comprender que mientras estemos más felices por lo que ya tenemos y apreciemos más lo que vivimos en el presente, seremos más felices en el futuro.

Y, lamentablemente, sucede lo mismo al revés.

Preste atención a su entorno. (Es más fácil observarlo en otra persona que en sí mismo)

Identifique a una persona particularmente negativa y haga una lista de todo lo malo que le pasa y lo que casi nunca le pasa a los demás.

Es otra manera de decir que atraemos lo que sentimos.

Para cambiar esta manera de pensar, rodéese de personas, de libros, de páginas de Facebook, de páginas web, de canales de televisión que lo motiven y que le ayuden a pensar de forma positiva.

La alegricidad es ese estado de la felicidad que le deseo.

Espero que se libere de las trampas del dinero alrededor de usted y en usted.

Y que se convierta gradualmente en el «dueño» de su vida.

También le sugiero leer sobre el secreto de la riqueza

 

¡Viva la alegricidad!

¿La lectura de las ideas y soluciones de este artículo lo han animado a ir más lejos y a superarse?

¿Qué acciones ha decidido realizar?

_________________________________

_________________________________

_________________________________

 

Marc Blais, autor y conferencista internacional

Soy un contador canadiense, conferencista internacional y autor del libro “Consejos para el progreso de su familia y el crecimiento de su patrimonio”. Mi misión es ayudar a los padres para que gestionen mejor sus finanzas personales para el progreso de su familia. Aprenderá a ahorrar dinero, como y donde invertir dinero en tiempo de crisis y todo sobre sus finanzas personales y la educación financiera.