El dinero no hace la felicidad, ¡pero no tenerlo tampoco!

El dinero no hace la felicidad

El dinero no brinda felicidad, ¡pero no tenerlo tampoco!

 

Comencemos por la felicidad

La opinión común acerca de que la felicidad se obtiene con un cierto nivel de riqueza o de sueldo anual es… ¡cierta!

Sólo que: ¡no dura!

– ¡Claro que el dinero no dura!

– Ni el dinero, ni la felicidad relacionada con el dinero…

Esto es lo que me pasó a mí:

Hace muchos años, cuando vivía bajo constante estrés, por alguna razón creía que:

«¡Mientras mi hipoteca sea pagada, sería feliz y viviría sin ningún estrés!»

Finalmente, terminé de pagar toda mi hipoteca y… ¡el estrés continuó!

Tuve que consultar para aprender que aquello que me impedía ser feliz no era mi estrés financiero, sino mi actitud hacia ciertos aspectos de mi vida.

No puedo negar que la falta de dinero sea una causa para sentir insatisfacción o estrés. Lo que digo es que:

«Tener dinero no es EL requisito para ser feliz»

Tener dinero no es EL requisito para ser feliz

Tomemos como ejemplo a los ricos:

El decir que el dinero no hace feliz es de hecho una verdad a medias.

Porque los ricos y la gente que conocemos como las estrellas de nuestra sociedad, tienen los mismos problemas personales y emocionales que todos nosotros. ¿La prueba de eso? ¡Mire los medios de comunicación!

Ese un secreto muy bien guardado de los ricos. Ellos son tan codiciados, tan admirados y, algunas veces, tan detestados por su éxito profesional y financiero que jamás se atreven a confesar abiertamente que:

«El dinero no hace la felicidad»

El dinero no hace la felicidad

Digamos que su objetivo es (como el mío hace algunos años) pagar toda la hipoteca o convertirse en millonario.

Una vez que cumpla su objetivo, ¿qué pasará?

La vida continuará y cuando uno de los otros aspectos importantes de su vida como su trabajo, su vida de pareja o familiar no funcione tan bien como su vida financiera, de todas formas tendrá preocupaciones de gran importancia. ¿Cierto?

Eso les pasa a todos los ricos y pobres.

Además, ya le sucede, porque cuando su vida de pareja, o su vida profesional o sus amigos le causan problemas, tendrá por lo menos una preocupación, ¡así se encuentre en perfecto estado físico y mental!

¡Pero no tener dinero no hace la felicidad tampoco!

Eso no quiere decir que no debemos hacer el esfuerzo necesario para gestionar nuestras finanzas.

¡Por el contrario! Porque definitivamente el dinero tiene una conexión importante con todos los demás aspectos de su vida.

¡Y no tener dinero no es realmente una solución!

Marc
Su coach financiero

Soy un contador canadiense, conferencista internacional y autor del libro “Consejos para el progreso de su familia y el crecimiento de su patrimonio”. Mi misión es ayudar a los padres para que gestionen mejor sus finanzas personales para el progreso de su familia. Aprenderá a ahorrar dinero, como y donde invertir dinero en tiempo de crisis y todo sobre sus finanzas personales y la educación financiera.