¡Economizar es un juego para vivir más feliz!

economizar

¡Economizar es un juego de millonarios!

A primera vista, para manejar bien los gastos hay que pensar en las obligaciones y tratar de economizar en todas las decisiones al consumir.

Me gustaría mostrarles cómo me convencí de lo contrario, y como empecé a pensar como un millonario, es decir a satisfacer constantemente mis verdaderas necesidades y al mejor precio.

 

¿Cual es el proceso de compra de los ricos?

Digamos que quiere adquirir un producto X.

Tratar de hacer esta compra importante es como una gran conquista para usted. ¡Ha decidido que lo tendrá; y lo tendrá!

Aunque no sabe aún cómo, quiere realmente ese producto. Aunque es muy caro, demasiado caro.

Entonces, se centra en su búsqueda…

Se pregunta cómo y dónde encontrarlo más barato. No para de imaginarse con esa magnífica chaqueta, la bisutería de marca, la cartera de nombre, ese carro…

Está en la espera… en la espera de esa oportunidad, su oportunidad. Espera, por ejemplo, las rebajas de la temporada.

Y ¡Pum! ahí está.

La adquirió, más aun, la obtuvo al precio que podía pagar.

¿No es reconfortante saber que su espera fue recompensada?

 

Una compra compulsiva siempre es más cara

Esperar y evaluar las otras posibilidades en vez de comprar compulsivamente es casi siempre la mejor cosa puede hacer. Tiene el tiempo para reflexionar más.

Al pensarlo mejor, se puede decir que el producto es bueno, pero ¿qué me puede aportar que aún no tenga?

Si verdaderamente necesito este tipo de producto, ¿habrá algún substituto más barato que me convenga?

Siempre lo hay.

Sin contar que al mirarlo de cerca se dará cuenta que su deseo no era tan importante; y que tampoco era una verdadera necesidad.

Así que lo deja, y es ahí donde se produce la magia, generalmente esto es lo que me sucede.

Me doy cuenta de todo lo que podría hacer con esa suma de dinero.

De repente puedo ver que estaba a punto de dejarme llevar por un fuerte deseo y no por una verdadera necesidad.

Por lo general un deseo no viene de mí, sino de una imagen que quiero dar de mí.

 

Como mejorar su proceso de compra personal

De ahí la importancia de preguntarse:

  • ¿Por qué quiero ese producto?
  • ¿Es útil?
  • ¿Es para mí o para impresionar al resto del mundo?
  • ¿Tengo alguna otra cosa similar?
  • Y, ¿Si lo pienso un día más?

La practica de economizar

La verdadera decepción es cuando compro un producto que es un deseo y más tarde me doy cuenta que mis necesidades no están todas cubiertas.

Es por eso que continúo con el juego de economizar, porque así todos los días me conozco un poco más y trato ser mejor.

Y a usted, ¿le apetece jugar… a economizar?

Jugaremos juntos !

 

Marc

Su coach financiero y su coach de vida!